Muchas veces las empresas se preocupan y con justa razón, por la rentabilidad de la misma, miden que sus recursos se vean positivamente reflejados en su productividad, pero existe una incidencia directa entre la productividad de una empresa y el bienestar de sus empleados; el factor humano a tomado una relevancia importante en el mundo, diversos estudios han dedicado tiempo y esfuerzo en analizar la importancia de las condiciones psico-fisiologicas del empleado.

Es así como se crea una conciencia de la medicina preventiva en el trabajo, que abarca muchos matices, ya que depende de la actividad a la cual se dedique la empresa y el trabajador dentro de esta; pero hay unas estructuras básicas las cuales tiene todo concepto de medicina preventiva, las cuales son:

  1. Actividades de vigilancia epidemiológica.
  2. Actividades de promoción y prevención (educando al trabajador con el fin de evitar riesgo de accidentes y enfermedades laborales).
  3. Exámenes médicos ocupacionales
  4. Reubicación laboral.
  5. Investigacióndel ausentismo  laboral

Estas no solo son responsabilidad del empleador, hay cuestiones muy sencillas dentro de la medicina preventiva en el trabajo, que el trabajador puede aplicar en su día a día, desde la correcta postura a la hora de sentarse en el puesto laboral, como tomar el ratón del PC o posturas correctas a la hora de tomar cargas pesadas. La salud es una obligación de todos.

Ya para términos de ergonomía y control y prevención de enfermedades laborales, la CDC recomienda un análisis de las condiciones de la empresa y el trabajador en ella; pero siempre es bueno solicitar un análisis particular de la situación de esta y formar un manual de medicina preventiva y darlo a conocer a los empleados implementando campañas formadoras y de control.

Todos podemos colaborar ya que la salud es responsabilidad de todos.

La tosferina es una enfermedad infecciosa producida por una bacteria, la Bordetella pertussis, altamente contagiosa que produce problemas respiratorios.  La bacteria genera una toxina que lesiona las células respiratorias y provoca tos, inflamación y fiebre. Esta puede afectar a todas las personas, adultos y niños, que muchas veces pueden ser portador de ella sin ni siquiera saberlo.

Como hemos visto en anteriores ocasiones, los bebés por no haber desarrollado aun su sistema inmune, son más propensos a las enfermedades, no solo a contagiarse, sino a que una vez contagiados, su desarrollo sea más elevado y mortal.

Por eso, siendo la tosferina una enfermedad de que es fácilmente contagiosa, incluso, una persona con el virus si toce cerca a otro individuo lo puede contagiar, los bebés tienen un riesgo elevado en verse afectados de diversas formas y muy fácilmente.

Recordemos que la responsabilidad de un bebé no es solo con su nacimiento, si queremos ayudar a prevenir la tosferina en nuestros hijos podemos vacunarnos durante el embarazo, la Tdap. Los CDC recomiendan que la reciba entre las semanas 27 y 36 de cada embarazo, preferiblemente al principio de este periodo, así la madre pasaría un refuerzo al bebé aun estando en gestación, lo que daría una pequeña ayuda temporal durante los primeros meses. Para esto debes consultar a tu médico y ginecólogo de confianza.

Durante este periodo, los adultos cercanos al bebé, padre y familiares, podemos prevenir vacunándonos o reforzando nuestro sistema para con la tosferina, eso evita que si somos portadores pasivos, eliminar en la manera de lo posible el riesgo de contagio involuntario.

A continuación anexamos una tabla de vacunación:

Edad Recomendaciones sobre la vacuna contra la tosferina
Desde el nacimiento hasta los 6 años Los CDC recomiendan la vacuna DTaP en los niños a las siguientes edades:

2 meses

4 meses

6 meses

entre los 15 y 18 meses

entre los 4 y 6 años

Entre los 11 y 18 años Los CDC recomiendan una dosis de la vacuna Tdap en los niños de 11 o 12 años de edad:

Los adolescentes que no hayan recibido la Tdap cuando tenían 11 o 12 años deben ponerse una dosis la próxima vez que vean a su médico.

De 19 años y mayores Los CDC recomiendan una dosis de la Tdap en los adultos que nunca se pusieron esta vacuna:

Se puede poner la vacuna Tdap independientemente de cuándo se haya puesto la última antitetánica.

 

*Información anexada del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades*

 

Y finalmente nuestro pequeño ya tendría los refuerzos directos, ya que con la vacunación a la madre durante la gestación, ayuda, pero no es suficiente para que su organismo genere las defensas necesarias contra esta y las demás enfermedades a las que se puede ver expuesto.

Lastimosamente aunque la vacuna es una gran ayuda, hay casos de enfermedades extremos en los cuales es necesario otras intervenciones. Puedes detectarlo porque comienza como una gripe común, moqueo, congestión nasal, estornudo, tos leve o fiebre. Pero esta si pasa de las 2 semanas comienza a generar problemas respiratorios, llegando a tos violenta que saca todo el aire de los pulmones y da episodios de asfixia. En casos más graves haciendo que tú bebe deje de respirar.

En esos casos siempre consulta a tu médico.

Todos podemos ayudar con el cuidado y protección de los pequeños, y comienza con una sencilla vacunación.

Nuestra sociedad ha avanzado mucho, contamos con un índice de vida superior que hasta hace solo 100 años; hemos logrado grandes avances en el campo de la salud, pero los virus y las enfermedades que causas grandes epidemias y muertes siguen existiendo. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades recomienda la vacunación a través de toda su vida para proteger contra muchas infecciones. Cuando se salta las vacunas de un niño, lo  deja vulnerable, a ti y todos los seres queridos cercanos a él.

Por eso te dejamos las 10 cosas que necesitas saber sobre la vacunación:

  1. Las vacunas son muy importantes para tu hijo, lo protege de enfermedades infantiles peligrosas, las cuales podría provocar incluso la muerte.
  2. Entre las muchas enfermedades que puede prevenir a tu hijo con las vacunas son:

Sarampión
Parotiditis (Paperas)
Polio
Rubéola
Pertussis (tos ferina)
Difteria
Tétanos
Haemophilus influenzae tipo b (Meningoencefalitis)
Hepatitis B
Varicela

  1. Las vacunas mínimas, con sus respectivos refuerzos, que necesita tu hijo son:

1 vacuna contra el sarampión/parotiditis/rubéola
4 vacunas contra la Hib (una de las causas principales de la meningitis espinal o meningoencefalitis)
3 vacunas contra la polio
4 vacunas contra la difteria, tétanos y pertussis (DTP)
3 vacunas contra la hepatitis B
1 vacuna contra la varicela

Estas las puedes aplicar en un período de 2 años y a discreción del médico o centro de salud.

  1. Las vacunas son muy seguras, es muy raro que produzcan una reacción seria, podría suceder, pero los riesgos de no aplicarla son mayores y mortales.
  2. Los efectos secundarios menores que pueden aparecer son fiebre leve, sarpullido y dolor en el lugar de la infección. Pero una ligera incomodidad es normal y no hay motivo de alarma. Para más información consulte a su médico.
  3. En caso de que su hijo presente una reacción persistente y seria, consulte a su médico, indicando lo que ocurrió en qué fecha y con qué síntomas.
  4. Las vacunas deben comenzar desde el momento de su nacimiento, ya que los niños menores no tienen aún el sistema inmunológico desarrollado y son más susceptibles de contraer enfermedades e infectar a otros.
  5. Siempre lleva un registro de vacunas, te ayuda a ti y a tu médico para administrar las vacunas a tiempo; actualízalo constantemente a cada refuerzo y llévalo en todo momento.
  6. Si no tienes sistema de salud o médico especialista, puedes llevar a tu hijo al centro de salud más cercano y acceder a la vacunación completamente gratis. Todos los niños son beneficiarios sin necesidad de cobertura de seguro médico.
  7.  Los niños menores de cinco años son muy susceptibles a contraer enfermedades porque sus sistemas inmunológicos no han desarrollado las defensas necesarias para luchar contra las infecciones.

El tiempo es cambiante y los cambios de estación, no solo vienen acompañados con el cambio del paisaje, la moda o nuestros hábitos, los sucesos ambientales y nuestro entorno y la cultura grupal, llevan a que con el clima y por este justamente se generen lo que conocemos como enfermedades estacionarias o que son propias de cada estación y sus sucesos ambientales.

Las que encontramos propias de esta estación es el resfriado y la influenza, la cual es una infección viral de las vías respiratorias que es contagiosa, y muy propensa por los núcleos urbanos que se generan por buscar resguardo o sitios de aglomeración, esto abonado al poco cuidado que los individuos a veces tienen a la hora de cuidarse de esta enfermedad.

Es asi como el Centro para el control y prevención de enfermedades y su comité asesor para prácticas de vacunación actualizan las recomendaciones de vacunación establecidas en el marco 2016-17 con el informe MMWR 2016;65[N.° RR-5], que establece los parámetros para la vacunación anual contra la influenza.

Citando al Centro para el control y prevención de enfermedades:

“… estarán disponibles las vacunas contra la influenza trivalente y tetravalente. Las vacunas inactivadas contra la influenza (IIV) estarán disponible en sus fórmulas trivalente (IIV3) y tetravalente (IIV4).  La vacuna recombinada contra la influenza (RIV) estará disponible en sus fórmulas trivalente (RIV3) y tetravalente (RIV4). No se recomienda el uso de la vacuna tetravalente atenuada en virus vivos (LAIV4) durante la temporada 2017-18 ya que existen dudas acerca de su efectividad contra los virus (H1N1)pdm09. Se están analizando otras recomendaciones para diferentes tipos de vacuna y poblaciones específicas. No hay una recomendación que dicte preferencias acerca de una vacuna contra la influenza sobre otra para aquellas personas que cuentan con más de un producto aprobado recomendado.”

En este marco existen muchas y variadas recomendaciones, las cuales en el momento de ser suministrada la dosis por lugares autorizados, se lleva a cabo una asesoría, como por ejemplo alergias, estado de embarazo, hipersensibilidades entre otros muchos factores.

Esta es una enfermedad muy común que puede ser controlada muy fácil mente, has parte de la solución

La diabetes es una grave enfermedad crónica que se desencadena cuando el páncreas no procesa suficiente insulina o el organismo no puede utilizar esta con suficiente eficacia. La insulina es una hormona que se encarga de regular el nivel de azúcar o glucosa en la sangre, indispensable para muchos procesos en nuestro organismo, su carencia o exceso, desencadena muchos males.

Lamentablemente la diabetes es una enfermedad muy común, se estima que 422 millones de personas la padecen en un estudio realizado en el 2014, pero estas cifras se vuelven alarmantes cuando vemos que esta enfermedad tiene una tasa de crecimiento acelerada, se estimó que en los 80,s había 108 millones de personas padeciéndola.

Por tales razones no es de extrañar como las personas entran en una profunda preocupación sobre los contagios o formas de sufrir esta enfermedad. Y mas aun, como las personas con diabetes pueden afrontar el día a día con ella.

Lo primero que debemos aclarar, es que no existen estudios concluyentes sobre la correlación de la utilización de las vacunas con contraer una diabetes, las causen o aumenten el riesgo de desarrollarla. Lo principal que hay que tener en cuenta es que la diabetes tiene un amplio factor con la genética del individuo y en menor medida con el medio ambiente, nunca relacionado con la utilización de vacunas.

Mas sin embargo siempre debes tener presente las estructuras mínimas de cuidado o el centro de salud donde se aplicarán las vacunas, llevar un control de que vacunas se aplican y en que fechas, si sufres alergias informar, nunca auto recetarte.

En caso de personas que ya padecen de diabetes, lo principal es asesorarse por tu medico de confianza, ya que debes tener una estructura especial de vacunación, lo principal es no temer, pero si debes prevenir muchas otras enfermedades que puedes padecer por tu condición o que pueden agravarse.

No temas a las vacunas, son un refuerzo para que tu sistema afronte muchas otras enfermedades.